6 de Enero: Un regalo para Looser



¡Saludos grandotes!, los dejo con una cartita de día de reyes que me enviaron por mail, yo puse las negritas:

"Hola, no doy mi nombre porque en realidad no soy dibujante ni algo parecido, pero creo que quizá mi experiencia sea la misma de muchos.

De niño leía Karmatron, conocí el trabajo de González por Parchís. Me divertía, me gustaba la filosofía kundalini pues la creía y por tanto al autor, algo positivo, de niño no piensas que algo publicado pueda ser copiado aunque reconocía algunas semejanzas entre su cómic y otros. Al crecer perdí un poco el interés pues el arte empezó a chafear, las historias no eran más que presentar nuevos GK y nuevos robots malos y ya, OGL comenzó a incluir mafufadas como conocidos suyos como personajes (Carrie era una GK!) y metía demasiados rellenos. Aún así, lo compré hasta que dejé de verlo en puestos. Con mensajes directos dentro del cómic OGL impuso cierto sentimiento de culpa si no lo compraba.



Supe después de él por el programa de Nino en donde muchos de los participantes parecían estar de su lado, Carlos Tron, Paco Baca, Humberto Ramos, etc. Fui a su tienda en satélite algunas veces aunque se me hacía poco surtida se me hacía atractivo que siempre había otros chavos dibujando, tenía en buen concepto al señor.

Años después di con Óscar, me invitó a mostrar mi trabajo a su estudio, ahí tanto a mí como a mis amigos nos impresionó la cantidad de parafernalia que tenía en su estudio, originales de Humberto Ramos y de otros artistas, su Eisner, una caja de figuras de Futurama firmada por Matt Groening ('Nos la dio a nosotros antes de que salieran a la venta' dijo). Me dijo que 'tenía posibilidades'.

Por su cómic yo esperaba que fuera una persona muy tranquila con una buena onda y un aire de exitoso, en ese momento no le di importancia porque tenía emoción, pero hablaba de una manera muy rara diciendo algo y luego lo contrario, el primer día que lo traté ya estaba hablando mal de gente como Bachan, José Quintero o Edgar Delgado pero se tapaba con frases como 'bueno, eso está bien para ellos' o 'es respetable', frases que ya conocen en su blog y que se han hecho motivo de burla con mucha razón. Me habló del pesado trabajo que me esperaba si quería entrar y que yo estaba dispuesto a hacer y del cómic continuado universal, el papel vs. la web y todos esos temas. Con los años todos lo hemos visto contradecirse en sus posturas.



Hablaba de que 'todo era de todos' que 'entre nosotros nos prestamos dinero y no nos lo cobramos', me da bastante risa que en ese momento lo que pensé es que él era quien le daba dinero a los otros, apoyándolos con lo bien que creía yo él ganaba trabajando.

Me presentó a Horacio quién llegó con unas páginas. OGL dijo 'habrá que hacer trucos', luego me volteó a ver y dijo 'bueno, él puede hacer trampa porque ya es profesional".

Conocí a Palomares quien sonriente contó que se había salido de la escuela faltándole un semestre 'porque como dice Óscar, el título está en tus manos'. Se me hizo muy tonto salirse de cualquier cosa faltándote un semestre, pero lo atribuí al discípulo y no al maestro.

Conocí a Tonatiuh quien me pareció muy agresivo.

Le pasé después a Loyo unas copias de mis trabajos ¡para que los anexara al portafolio de Kaboom! "porque así conseguimos trabajo para todos" y también le entregue un formato para un proyecto de cómic propio, que se publicaría si era aprobado, se lo pasó a Susana, 'la directora de guiones' que iba a revisarlo. Jamás me dieron su opinión, siendo ellos 'los profesionales' no esperaba que lo alabaran pero nunca dijeron nada, no sé si lo leyeron alguna vez o no, cuando les preguntaba me decían 'Es que ha habido mucho trabajo', 'Es que hay tantos que ahorita no nos acordamos cuál es', etc. Quizá esas evasivas son su forma de hacer lo que ellos critican de 'mantener la velita prendida' con uno, para cuando les pueda ser útil, porque ahí sí te hacían caso.

Loyo era todo namedropping: "Matt Groening nos dijo que Bongo era el Kaboom gringo", "Sergio Aragonés nunca ha registrado sus trabajos", etc.

También en ocasiones hablaban mal de miembros del grupo de los que antes hablaban bien, si les preguntaba por qué me decían "bueno, sí es K! pero no tan K! como los que estamos aquí".

A veces, deseoso de impresionarlo, daba ideas sólo para que él dijera después de un 'ah, sí, estee...' que 'ya se nos había ocurrido' o 'eso ya lo estaban haciendo'. Me gustaría decir que al menos mintieron para volarse mis ideas o algo hicieron con ellas, pero ya sabemos que no.



Fui viendo más cosas extrañas como que karmafans le llevaran de comer a los del estudio en las cons (yo pensaba que él se los pagaba) o que de repente llamara a aspirantes de los que hablaba mal frente a nosotros para que hicieran sketches todo el día en los eventos. Ya saben, prometiéndoles que esa era su prueba para mostrar su tenacidad y entrar al estudio.

Como vi que no me llevaban a nada dejé de ir, aunque la neta pensé que era porque no había dado el ancho y que ellos sí estaban ocupados produciendo. Se me hizo cada vez más notorio cómo otras personas por su cuenta levantaron proyectos o consiguieron trabajos mientras Loyo no publicaba absolutamente nada. Hay empresas que se mantienen hasta con nomás dos o tres personas en staff, ¿Por qué Loyo con todos los aliados y conocidos que decía tener no hacía nada de nada?. Hasta una escuela pudo haber puesto en mi opinión.

Hoy no me dedico a esto, pero sé que algunos de los que OGL habla mal hoy fueron sus fans y también se ilusionaban con conocerlo y me parece algo tristísimo. Ojalá publique esto y que otros se animen a contar su experiencia en este blog o en sus sitios. Hoy en día no me cabe duda de que Loyo es una mala persona y que como mínimo hay que evitar que más gente ilusionada por hacer cómic acabe perdiendo su tiempo con él. Hasta eso hoy leyendo Karma le encuentro a todo lo que antes me parecía bonito y positivo un lado oscuro y de secta".