¡Cuentito de Navidá! Parte I

Les presento un bello cuentito de Navidá, lleno de parábolas y paradojas tribilinis que me traen bellos recuerdos de cuando podía llenar las páginas de mi cómic con cualquier babosada. ¡Enjoy!


CUENTITO DE NAVIDÁ
POR CHARLES DICK!ENS

ESTROFA I: EL ESPECTRO DE HEG

Oscrooge era un niño cincuentón gurú de una secta, ególatra, envidioso y manipulador. Duro y encerrado en sí mismo que tenía una asociación audiovisual que también era multimedia junto con su difunto "amigo" Heg, quien hacía poco había fingido su muerte para no dar cuenta de los fondos que jaló, aunque Oscrooge también lo creía ya en la cuarta dimensión. Nadie en la industria le hablaba a Oscrooge, pues sabían bien la respuesta venidera ("Es que tú no haces cómic comercial continuado, bla bla bla").

La mañana anterior a la víspera de Navidad, Gantús, alguna vez amigo de Oscrooge, lo visita  para desearle Felices Navidades e invitarlo a Festo. Oscrooge rechaza rotundamente la invitación, es grosero y huraño y juzga a Gantús por no tener heditorial

Poco después,  Oscrooge pide a un par de caballeros fufurufos que hicieran un donativo caritativo para la gente pobre de la Alteña; no obstante y como era de esperarse, los caballeros cuestionan el humor de sus malos webcómics y se niegan a donar.

Mayii Cratchit, empleada chacha esclava socia de Oscrooge quien ganaba tan sólo 100 pesos a la semana divididos entre 100 , estaba sacando chambas en su cuchitril y pasaba un hambre intensa, pues Oscrooge ahorraba hasta para avena. Ésta esperaba que fuera la hora de salida para regresar a casa con su familia cósmica y festejar la Navidad (O sea, irse de su lugar de páguer para el "comedor"). Oscrooge le advirtió que al día siguiente, pese a ser Navidad, tendría que ir a trabajar desde muy temprano sin falta, pues de lo contrario, perdería su trabajo lugar para "lo que se viene"(?).

Cuando Oscrooge regresó a su casa, entró al baño y sintió que el ambiente estaba especialmente extraño y misterioso, pero pensó que se debía algún djinn,. Cuando éste estaba sentado en un sillón, se oyeron estruendos y campanas en la casa, entonces el dijo a sus compañeros de vivienda "son los aliens", en realidad eran ruidos del tinaco, pero a él le gustaba hacerlos pensar ese tipo de cosas.


Entonces el espectro de su difunto socio, Heg, apareció ante él cargando cadenas que representaban su penitencia por haber sido mezquino y avaricioso en vida. En principio, Oscrooge no quiere creer lo que ven sus ojos, pero como ya creía en aliens, djinns, samed, gnomos, intraterrestres, la federación galáctica, y toda claase de cosas, ¿Qué más da?. Heg hizo su aparición para advertirle a Oscrooge que debido a su comportamiento, Heg estaba destinado a ser considerado un fraudulento y que aquello también le ocurriría a Oscrooge de no cambiar su actitud, por ello le daban la oportunidad de reivindicarse y tres espectros se encargarían de visitarlo en las noches consecuentes a la 1:00. 


Cuando el "espectro" de Heg salió por la puerta (recordemos que Heg no estaba realmente muerto y las cadenas se las habían puesto unos de la Procu para que no se pelara), Oscrooge, al grito de "¿A mí eso qué?" se dispone a dormir.


ESTROFA 2: EL PRIMERO DE LOS 3 ESPÍTIRUS

Al dar la 1:00, apareció ante él el primero de los 3 espectros. Era una extraña figura, como un hombre con cerebro de niño, en el mal sentido. Usaba un sombrero abierto por arriba y frases como "Joy jo jo jo joy". Este espíritu se presenta como el Espectro de las Hindustrias pasadas, quien lleva a Oscrooge a su casa de la infancia (Que viene siendo la misma de ahora). Ambos entran a una casa antigua donde observan a Oscrooge de niño leyendo cómitz e imaginándose a Samed por primera vez. El viejo Oscrooge siente enorme gusto y nostalgia al recordar aquellos momentos cuando viajaba con la imaginación y no la emagenación, soñando con ser grande como Osamu, Walt o Kirby

Posteriormente, el espíritu lo lleva al despacho de OGG, su primer director hartíztiko (y papá), quien payoleó a un editor para que dejaran a su hijo sacar su cómic, con la condición de que a unos robots que se transformaban los llamara Transformables.


Un poco más adelante en el tiempo, Oscrooge revive sus épocas dibujando Kalkatron, días gloriosos en los que plagiaba a Frank Brunner y muchos más y todos los proletarios sin parabólica no tenían manera de saber de donde sacaba su mejunje comiquero. Poco imaginaba Oscrooge que un día llegaría el Internet, soñando con seguir vendiendo miles de ejemplares cada semana.

Después el espíritu lo lleva a verse más grande, codicioso y con ojos de lucro pues ya conoció a su novia con cosijo quien lo lleva a dejarse a atrapar por la avaricia sectaria. Ante esto, Oscrooge le suplica al espíritu no ver más, pues le duele ver que ella antes no estaba tan pior antes de que su maldad la deformara, pero éste le toma por los brazos y lo lleva a la presentación de "Kaboom, el cómic #0" momento en donde comenzaría a alejar adeptos por no adoptar sus creencias al pie de la letra y a transar gente.

Oscrooge le suplica al espectro no ver más, que pare la tortura y al regresar a casa, cae en un profundo sueño.


Continuará...