¡Cuentito de Navidá! Parte II


He aquí la segunda parte de esta bella historia de Charles Dick!ens. Acá la primera parte.



ESTROFA 3: EL SEGUNDO DE LOS 3 ESPÍTIRUS

Esta vez, Oscrooge no quería que este fantasma lo tomara desprevenido, así que lo esperó despierto. Al dar la 1:00, nadie había ido por él, pero cruzando su puerta se encontró con el segundo de los 3 espítirus, echando la flojera.


El espectro era un ser asqueroso con un aspecto nada pulcro, una horrible mueca afeaba aún más su cara y su rodilla rengueaba, trataba a toda costa de parecer chistoso sin lograrlo, sus ropas estaban hechas de cómics viejos que ya nadie quería comprar . El espíritu se presentó como Hochintón,  el espectro de las Navidades #Próximamentes, siendo de los más mensos de los hermanos kabumes que tenía.

Ambos viajaron hasta el mundo real más allá de los confines de la secta. Fueron a casa de la familia real de Mayii Cratchit y vieron a su familia antes de la cena de Navidad. Cenaban opíparamente pavo que no era del Coronel y pudín y tenían Internet las 24 horas seguidas. Oscrooge le preguntó al espíritu si Mayii lo dejaría por irse con su apá real, pero éste le contestó que de no cambiar la situación, preveía una silla de dibujo vacía y una mac abandonada. A Oscrooge le dio mucha pena que la pobre Mayii pudiese fallecer debido a su inacabable actividad, "¿Pero qué se le va a hacer? Mi sueño lo vale", dijo.


Volaron hacia los puestos de periódicos donde ya no reinaba el cómic periódico comercial continuado de fantasía universal, y las heditoriales con modelos arcaicos cerraban. También voltearon hacia el mundo cibernético, donde nadie les donaba por sus malos chistoretes.

De allí, partieron a ver a Gantús, quien festejaba Festo en compañía de muchos moneros, quienes felices hacían chistes sobre Oscrooge, quien había deseado fracaso a Festo. Oscrooge estaba muy indignado al ver la reunión de moneros, pues según él sólo jugaban a la hinduztria pero todos se divertían mucho, él deseaba poder imponerles las cosas a su modo. Le aterrorizaba la idea de un medio en donde él no tuviera la última palabra. ¡Qué diferentes eran los moneros de afuera a los de la Alteña, que obedecían sus órdenes sin chistar!

De regreso a casa de Oscrooge, el espectro comenzó a envejecer y de los pliegos de su manto hecho de cómitz sacó un niño y una niña: amarillentos, flacos, andrajosos, huraños, pero postrados en su humildát. El espectro dijo que eran Rebe y Zaca y le recordó a Oscrooge las palabras que miles de veces les había prometido: "Ahora sí , ya merito, vamos a gozar de lo que se viene". Oscrooge trató de tapar a estas tristes figuras con más cómics sin vender y después de un rato de más promesas falsas, se apaciguaron.


ESTROFA 4: EL ÚLTIMO DE LOS 3 ESPÍTIRUS

Veinte minutos antes de las 8:30 del martes, el espíritu desapareció y Oscrooge divisó un fantasma  con sábana y caperuza, que venía, cual una niebla, por el suelo, en su dirección. El fantasma, vivaracho y nada tonto, era tan diferente al anterior. Oscrooge le preguntó si era el espectro de la Navidad que se viene, pero el espectro no contestaba ni pronunciaba una sola palabra pues ya sabía que no se podía dialogar con soberano baturro, únicamente señalaba con su manita/cursor la dirección. 

Primero fueron a la ciudad y escucharon a varios exsocios de ANONIMEAD, que Oscrooge conocía, hablar de la muerte de la asociación y de la carrera de alguien. Después visitaron la casa de un señor que le compraba a una viejita de chinos montones de papel por kilo. El siguiente lugar que visitaron fue la casa de la secta, donde los miembros decidían qué hacer ahora que su gurú había muerto, sin embargo, cualquier cosa, era mejor que seguirle obedeciendo al difunto


Posteriormente, fueron a casa de Mayii  Cratchit donde se percibía la ausencia de su Tiny Brain y el profundo letargo mental que esta le provocaba, asimismo, El papá real de Mayii platicaba que había visto a Clement, el amigo de Gantús, quien fue muy amable con Mayii e incluso le ofreció trabajo y amor carnal.

Finalmente, fueron al cementerio de cómics y el espectro señalaba una lápida en particular, en la cual estaba inscrito el nombre de Kalkatron, por tanto, éste le suplicó que le permitiera revindicarse y que de ahora en adelante sólo sacaría ideas nuevas y la piedra verde nunca más. Pese a sus súplicas, el espectro no le creía ni máiz y en último sollozo de cocodrilo de Oscrooge, el espectro se fue mejor a ver cómo andaba su cuenta de paypal, permitiéndole sentirse liberado de sus promesas y las borró porque no le convenían.

ESTROFA 5: KONKLUZIÓN

A partir de ese momento, Oscrooge juró tener siempre a raya a los tres espítirus de la navidad y decidió no hacer ningún cambio drástico en su vida. Al salir a la calle, comprendió que aquel día era la víspera de Navidad, así que regresó la hojita del calendario a noviembre para que sus sectarios no se enteraran y no tener que regalarles nada. Inmediatamente después, se encontró con otro incauto con dineros y le pidió una suma considerable mareándolo con su "trayeitoria" y su Eigsner. No se dilató para ir a casa de su papá y gorrear la Navidad en compañía de su familia real , tal y como les negaba a sus sectarios.

A la mañana siguiente, Oscrooge esperaba a Mayii Cratchit en la oficina, quien llegó un poco tarde. Oscrooge la regañó por su tardanza,  le notificó que si le echaba ganitas le aumentaría el sueldo #proximamente y que la llevaría a Japón pero era sólo una farsa.

Oscrooge siguió siendo el mismo fraude de siempre, marrullero, manipulador, mentiroso y sacatón. el Tiny Brain de Mayii murió, y ella tuvo a Oscrooge como un segundo padre y pareja cótzmica. A veces el medio se reía de Oscrooge y sus seguidores tenían hambre, pero él era feliz.


¡Felices Fails, y que Nat nos los diga a todos!