Corny Cómics 37

Clic para ampliar

HIGNORANTZIA
Es muy común que, casi todos los que (medio) nos dedicamos al medio del cómitz, a la ilustración o a cualquier manifestación artística como rompecabezas, menos la publicidad o el diseño gráfico como Miau Cosío (¡fuchi!) seamos vistos como vagos, loosers, bohemios que no toman y unos sectarios buenos para nada, por la gente “normal” (perdón el sarcasmo):gente que vive en sus casas propias, tiene familia, gana un sueldo, dibuja a su propio estilo, publica, etc. pero esto se debe a su hignorantzia y falta de visión periférica hacia adelante y dimensional sobre nuestras disciplinas emocionales, el tipo de cómitz que hacemos lo ven en la calle tirado, en el sanitario, con caquitash de perro  y nunca se ponen a pensar lo importante que es para nuestra secta en los aspectos emocionales pensar que lo que hacemos a alguien le importa y que #próximamente sí la haremos.
Esto aunado al término “sectario”, usado por los propios colegas que nos llaman de manera tan despectiva (¿secta nosotros? ni que nos vistiéramos todos igual (cajum) o dibujaramos igual (cajum) o tuvieramos metas iguales ( no son iguales nomás compatibles con mi sueño), aumenta la mala reputación que tenemos (aunque de vez en cuando yo les doy una ayudadita peleándome con alguien o diciendo algo turulaco), y al caer en oídos de gente neófita, se forman una idea equivocada de nuestro heztudio que no nos conviene, calificando nuestra sociedad sin ganancias como una secta. No sean malos, hablen bonito de nosotros o de menos no hablen ¿sí? ¿por fis? ¡Le ayuné!