Tiempo transcurrido desde el último Kalkatrón

Descansa en paz, Capu... digo, Steve


¡Lindo peinado!
Se nos fue alguien muy importante para nuestra familia cósmica, ya que convivimos con él  (#sípasó!) en una etapa vital de nuestra vida en el mundo de la Historieta. Gracias a este gran invento que marcó una época en nuestro país y el mundo, la Mac, visitábamos su casa algunos fines de semana (cuando digo su casa me refiero a una tienda apple, hablo en simbólico)  y realizamos algunos paseos con Steve y su familia (cósmica, los que atienden la apple store, que son como sus Cowabungos de Steve) , debido a que mi padre fue de los primeros que compraron una Mac en México.
Yo lo ví muchas veces en la oficina de Woz, yo les dí unas cuantas ideas como hacerse tribilini, aunque unos digan que era budista. Steve me hacía sus clásicos keynotes  (K!-eynotes!) para hacerme reír cuando yo era niño, de hecho, una vez fue a despedirnos a mí y a un tal Bill, pero aún así, era muy buena persona.

Yo lo convencí a fundar Mac División historietas.

Dije Mac, no "Macc"

Gracias por todo lo que nos diste, mi estimado Steve, aunque fuera a través de los papás de Mayii pues no sólo fue la diversión que nos proporcionaba guionizar en una intel core duo, sino por la fantasía que generaste en el mundo de la historieta en donde editoriales como Marvel te piden el disco transformado en Mac.
Se nos fue un visionario, alguien adelantado a su tiempo, un contactado por los aliens que le daban su tecnología avanzada, un genio en su campo, alguien que cambió en mundo. ¡Se nos fue un... un... un "como yo"! 
Omnomnom. Ajum