Cosas que a cualquier persona le daría pena si fueran One Giant Looser




Reproducido de entre los comments, bienvenidas las aportaciones.

Usar la filosofía oriental de una manera tan vana y superficialmente. Además adueñarte de ella como si tu la hubieras inventado.

Que te cachen abiertamente en contradicciones una y otra vez (que oso!)

Que todo el mundo se de cuenta de que no tienes ni para comer literalmente.

Que demuestres en cada una de tus palabras
la envidia que le tienes a tus colegas mientras que para ti es solo “ponerlos en su lugar” para “hacerles un bien”

Que te la pases diciendo que tu comic ochentero es un super éxito mientras muestras fotos de tu sala llena de ejemplares del comic ochentero sin vender.

Que cuando te invitaron al Bachatón, los colegas aceptaron tu participación siempre y cuando no estuvieras sentado a su lado. Y después de las ¢∞#¢ que hiciste TODOS se arrepintieron de haberte invitado.

Que ya nadie te invite a ningún evento. Ni siquiera a los más pinches.

Que estés esperando que alguien te regale dinero para cumplir TU sueño.

Que la gente sepa que oyes voces de maestros fantasmas de otras dimensiones.

Vivir en casa de tus papás.

Decir que la mujer con la que estás es “tu pareja cósmica” pero no duermes con ella.

Darle trabajo a tu pareja cósmica solo porque es tu pareja cósmica y encima tener que repetir que tiene talento para tratar de convencerte de que así es.

Solo tener una sola chamarra que vestir

Decir que eres el mejor dibujante que ha dado México y no poder dibujar una nariz de perfil o un cuerpo con piernas normales en prespectiva.

Presumir (como disco ochentero rayado) un premio que no fue ganado directamente por tu habilidad.

Creer que puedes decidir quien si tiene talento o “feeling” para el dibujo mientras que tu no tienes idea de iluminación y para tratar de compensar dibujas rayitas y bolitas como loco. Para colmo tratando de imitar a Aragonés.

Las tiras patéticas que pretendes sean de “refexión”

El color de tus dibujos.

Que solo puedas dibujarte a
ti mismo desde hace 30 años.

Que les dices a tus fieles
qué no deben leer.

Que te encanta tener “enemigos”.

Que las tiras del lunes y miércoles son publicadas unica y exclusivamente para tus enemigos.

Que esas tiras fueron dibujadas en 1975 y creas que la gente te cree que es para “captar nuevos lectores

Que alejes a las personas cercanas a ti, de sus familias verdaderas.

Que hables pestes de las personas y luego seas tan cobarde para negarlo, no saludar de frente o decir “es que no me entiendes”

Decir abiertamente que crees en ovnis.

Y además de creer en ovnis que te sientas contactado especial.

Quedarle mal a tus seguidores prometiendo publicaciones que no puedes cumplir.

Pasarte los últimos 25 años anunciando
#proximamente y todavía tener el descaro de decir que eso es una estrategia válida de mercadotecnia.

Decir que no te afecta lo que digan tus detractores pero nombrar todas y cada una de las cosas que éstos dicen.

No saber usar internet.

No saber usar twitter y quejarte de él.

Moderar los comentarios y decir que sí aceptas críticas constructivas.

Estar buscando tu nombre en la red cada 4 horas para ver quien ha dicho algo de ti.

Y todavía decir que no tienes ego.

Criticar a los que dibujan y publican webcomics sin ser profesionales y hacer un programa de radio
con las patas sin ser un profesional de la radio.

Tratar a tus amigos de la misma forma que tratas a tus enemigos.

Y además justificarte diciendo que “así nos llevamos” “ellos saben que onda”

Hablar mal de tus amigos, traicionarlos y luego sorprenderte de que ya no te quieren.

Borrar posts de tu blog.

Que todos sepan que despreciaste el webcomic, luego dijiste que tu lo inventaste (ajá) y para rematar, te tardaste dos años en empezarlo.

Decir que KK es una tira diaria cuando es una tira a la semana.

Que cuando no sabes que contestar o te ves acorralado por la abrumante verdad que no quieres ver te la sacas diciendo “si te lo explico caigo en el error”

Creer que quienes quieren un trabajo, ingresos y una familia es que “ya dejaron de soñar”

Robarle abiertamente a muchas personas que te pagaron por trabajos que nunca terminaste y jamás devolviste el dinero.

Haber hecho la peor convención de comics en al historia del país.

Quitarle el dinero a los cuates que trabajan contigo para darselos a tus papás y para tus cosas dicendo que “el dinero es de todos

Negar que dijiste que tu eras más que Humberto Ramos cuando lo dijiste en radio.

Decir que tú nunca atacas cuando es lo único que haces.

Decir constantemente que ya sabes quienes son los anónimos que dicen lo que no quieres oir cuando es evidente que no tienes idea.

Pasartela amenzando con demandas legales, mandar “aparatos legales” y “llegar a las útlimas consecuencias” sabiendo que es pura palabrería para tratar de asustar.

Creer que tus amenazas legales todavía asustan a alguien.


Que los que alguna vez fueron tus fans de corazón, de verdad, ahora estén profundamente decepcionados de ti y que para colmo, los trates con la punta del pie.